Aguas termales en España que no suelen conocer los turistas

Los turistas acuden a España por millones para disfrutar las tapas, el sol, las playas y la cerveza. Pero hace miles de años, el encanto de España corría mucho más profundo … debajo de la tierra para ser exactos.

Son sus aguas termales, ricas en minerales. Esas aguas curativas y calientes que brotan en cientos de lugares repartidos por todo el país y que han estado atrayendo a turistas durante más de 2.000 años

Primero fueron los celtas, después los romanos y luego los árabes. Los restos de los baños romanos ahora yacen enterrados bajo los impresionantes arcos de los “hammams” árabes, que las atesoraron durante cientos de años.

Algunas partes de estos antiguos baños siguen en pie y las aguas termales que los rodean siguen siendo tan populares como siempre. Increíblemente, no suelen estar en las guías turísticas, pero acá te damos algunas opciones para tu próxima visita.

Baños termales de Ourense.

Los baños termales de Outariz en Ourense son algunas de las mejores aguas termales de España. A lo largo de las orillas del río Miño, en el extremo noroeste de España, se encuentran algunas de las aguas termales más grandes de España.

Emergiendo a 70 ºC, son las más cálidas del país. Muchas de las piscinas aquí mantienen temperaturas de más de 40ºC durante todo el año.


Las termas de Arnedillo, en la Rioja

En el corazón de la región vinícola más prestigiosa de España se encuentran las aguas termales de Arnedillo. Estas piscinas libres de aguas medicinales son como un río humeante en medio de colinas onduladas cubiertas de viñedos.


Hay tres piscinas a lo largo del río Cidacos en el pequeño pueblo riojano de Arnedillo. Las más cálidas ofrecen aguas de hasta 60 ºC. Estas piscinas están abiertas todo el año y toda la noche.

Las fuentes de Fontcalda en Cataluña

Si bien es posible que no sean los baños termales más populares de España, son sin duda los más naturales. Estos manantiales de 30 ºC se encuentran entre las montañas de Mola y Crestall, a medio camino entre Barcelona y Valencia.

La mejor forma de acceder a esta fuente termal natural es haciendo senderismo por las montañas circundantes.

La Alhama de Granada

En Andalucía la evidencia del dominio romano y moro es difícil de perder. Pero mientras los restos más conocidos de estas culturas antiguas (como el palacio de la Alhambra) atraen a la multitud, otra reliquia más íntima espera en el pequeño pueblo de Alhama de Granada.

El pueblo de Alhama de Granada, ubicado a medio camino entre Granada y Málaga, alberga uno de los baños termales mejor conservados y más antiguos de España.

El nombre en sí proviene de la palabra árabe para baños: “al-hammam”. Aquí puedes ver partes de los baños árabes originales del siglo XV, que fueron construidos sobre sus predecesores romanos.

Conclusión

Las ciudades españolas pueden ofrecer al turista una gran variedad de placeres; sus centros históricos y culturales; repletos de museos, tiendas, cerrajeros profesionales y talleres de artesanos encantan a cualquier turista.

Pero desconectar unas horas del mundo y aprovechar los placeres del agua cálida que nos brinda la naturaleza, es simplemente irresistible.


¿Alguna vez has estado en las aguas termales en España?
¿Cuál recomendarías?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *